SOBRE EL OPTIMISMO Y EL PESIMISMO