FESTEJO DEL SAMHAIN





El 31 de octubre, los pueblos celtas hacía un gran fiesta para celebrar el Samhain o el final de la cosecha y el comienzo del año nuevo. Samhain es una palabra de origen gaélico que significa “ Fin del Verano”.  
Con el Samhain todos se avocaban a almacenar provisiones para el invierno y se preparaban para recibir a la mitad oscura del año, una de las tantas tareas era vaciar nabos para ponerle dentro velas y tener luz.

Según las tradiciones, en la noche de Samhain se abría la puerta del más allá permitiendo a las  ánimas de los muertos visitar a sus familiares en el mundo de los mortales. Durante ese noche se acostumbraba a encender enormes hogueras para ahuyentar a las malas ánimas o espíritus, se ponían dulces fuera de las viviendas para ponerlos contentos  y también se les encendía  velas para que encontraran el camino de regreso hacia la luz y el Dios Sol.

Con el advenimiento y afianzamiento del cristianismo, el Samhain se convirtió en el día de “Todos los Santos”. En la actualidad el Samhain se sigue festejando por movimientos religiosos neopaganos no solamente en su zona de origen, sino también en otros lugares del mundo a los que llegaron los emigrantes irlandeses.